IVA CON CRITERIO DE CAJA

Desde que se publicara en el BOE el pasado 28 de septiembre la nueva Ley de Emprendedores, uno de los aspectos que ha generado más suspicacias es el nuevo IVA con criterio de caja. Muchas son las preguntas que todos nos hacemos acerca de este nuevo aspecto y son dichas preguntas las que vamos a intentar esclarecer a través de este blog.

1. ¿Qué es el IVA de caja?

El IVA de caja permite a los sujetos pasivos retrasar el devengo y la consiguiente declaración e ingreso del IVA repercutido hasta el momento del cobro a sus clientes aunque se retardara. Igualmente, se retrasa la deducción del IVA soportado en sus adquisiciones hasta el momento en que efectúe el pago a sus proveedores (criterio de caja doble); todo ello con la fecha límite del 31 de diciembre del año inmediato posterior a aquel en que las operaciones se hayan efectuado.

En definitiva, consisten en que las empresas o autónomos que cumplan con los requisitos no tendrán que adelantar a Hacienda el impuesto de las facturas hasta que no sean cobradas.

2. ¿Qué requisitos u obligaciones existen para acogerse a este nuevo régimen?

Existen una serie de requisitos contables y formales. En cuanto a los requisitos contables cabe destacar que podrán aplicar este régimen especial los sujetos pasivos del impuesto cuyo volumen de operaciones durante el año natural anterior no haya superado los 2.000.000 de euros en volumen de operaciones, ni hayan cobrado de un mismo cliente más de 100.000 euros en efectivo.

Por su parte, los requisitos formales que deben cumplir las empresas que se acojan a este régimen de IVA de caja son los siguientes:

• Se debe hacer mención expresa en las facturas mediante la frase “Régimen especial de IVA de caja” o similar para que el receptor sepa claramente que dichas cuotas no serán deducibles hasta el momento que se paguen realmente las facturas.
• Se deben incluir dos campos nuevos en los libros registro de IVA: uno que refleje la fecha de cobro o pago total o parcial y otro que recoja los medios de pago usados para el cobro o pago de dichas facturas.

3. ¿Cómo funciona el IVA de caja?

Para poder acogerse a este nuevo régimen, la empresa o profesional deberá solicitarlo al presentar la declaración de comienzo de actividad (modelo 036 o 037) o en el mes anterior al inicio del año natural en el que debiera comenzar a ser de aplicación, es decir, en diciembre.

La PYME o autónomo tributaría en este régimen desde ese momento y se entendería prorrogado, excepto si decidiese renunciar a él, en cuyo caso la renuncia tendría una validez mínima de tres años (en los cuales no podría volver a acogerse a dicho régimen) o excepto si quedara excluido.

Un profesional o empresa puede acogerse, por tanto, a dicho régimen durante un año y al año siguiente volver a tributar en el régimen general.

En las operaciones que se acojan al Régimen especial de IVA de caja, el impuesto se devengará en el momento del cobro, ya sea total o parcial, del importe percibido. Si no se ha producido el cobro, el devengo se producirá el 31 de diciembre del año posterior. Por lo tanto, hay que aclarar que a pesar de todo lo que se ha dicho, el aplazamiento en el pago del IVA a Hacienda es sólo temporal, ya que a final del año siguiente es necesario devengarlo todo.

En cuanto al IVA soportado, como se ha comentado al inicio de este escrito, la normativa establece que los sujetos pasivos verán retardada igualmente la deducción del IVA soportado en sus adquisiciones hasta el momento en que efectúen el pago de éstas a sus proveedores. Es decir, que si se retrasa el cobro de nuestras facturas y estamos en régimen de IVA de caja, no podremos deducirlo en el modelo 303 hasta que lo hayamos cobrado. La cantidad a pagar saldrá de la diferencia entre el IVA cobrado y el IVA realmente pagado.

4. ¿A qué operaciones no pueden aplicarse el régimen del IVA de caja?

Aunque en principio su aplicación será para todas las operaciones, existen algunas excepciones para algunas operaciones que no les permiten acogerse al régimen de IVA de CAJA. Estas excepciones son las siguientes:

• Las acogidas a los regímenes especiales simplificado de la agricultura, ganadería y pesca, del recargo de equivalencia y del oro de inversión, del aplicable a los servicios prestados por vía electrónica y del grupo de entidades.
• Entregas de bienes exentas de IVA.
• Adquisiciones intracomunitarias de bienes.
• Aquellas en las que el sujeto pasivo del impuesto sea el empresario o profesional para quien se realiza la operación.
• Las importaciones y las operaciones asimiladas a las importaciones.

Cualquier otra operación distinta de las mencionadas y que opere en el ámbito de aplicación de este tipo de IVA puede acogerse a él.

5. ¿Qué diferencias básicas existen entre el criterio general de devengo del IVA y el criterio de caja correspondiente al nuevo régimen especial del IVA?

En el régimen general, el devengo del IVA nace en el mismo momento de la entrega del bien o prestación del servicio, con independencia del momento en el que se pague la factura. Por su parte, en el régimen especial del criterio de caja, el devengo y liquidación del IVA se produce en el momento del cobro al cliente y no en el momento de la entrega o prestación de servicios. Además, el derecho a la deducción se produce, igualmente, con el pago del precio al proveedor.

6. ¿Cuándo entra en vigor?

Aunque inicialmente entraba en vigor el 1 de enero de 2014, el Gobierno ha retrasado el periodo para acogerse a dicho criterio hasta el 31 de marzo del 2014.

Actualmente, el número de empresas que se han acogido a este régimen de IVA de caja es menor de lo esperado y es por ello que se ha decidido ampliar el plazo para acogerse a este criterio.

Aún son muchas las dudas que genera este nuevo criterio de IVA ya que las ventajas aún no están muy definidas para las pequeñas y medianas empresas con respecto a las decisiones de las grandes empresas y multinacionales.

No obstante, será a partir de marzo cuando podamos ir sacando conclusiones acerca de las ventajas e inconvenientes de acogerse a este nuevo criterio que ha supuesto un gran alivio para muchos empresarios que llevaban tiempo pidiéndolo.

Compartir es demostrar interés!

Scroll to top