La UE urge a terminar la reforma bancaria y controlar las autonomías.

En el presente año electoral, la Comisión Europea ha decidido publicar una serie de medidas para España y el resto de países europeos con la finalidad de optimizar la reestructuración económica y el equilibrio de sus cuentas.

En cierta forma, estas medidas tendrán su impacto en la financiación de las autonomías y posiblemente en el sector bancario. Esta batería de medidas persigue igualmente incentivar la constitución de empresas eliminando barreras para ponerlas en marcha lo cuál favorecería directamente en la creación de empleo, la principal preocupación de nuestro país.

Según datos del Banco Mundial, España es uno de los países con menos facilidades para establecer una empresa. Por término medio, la duración es de 23 días siendo no complejo el proceso pero sí laborioso con un número de 10 trámites. De hecho, algunos clasifican a España como un país no emprendedor.

Asimismo, el Banco Mundial ha analizado otros factores como facilidad de crédito, pago de impuestos, permisos, protección jurídica a los inversores… España obtuvo en 2014 una puntuación en estos factores de 77,79 puntos sobre una base de 100. A priori, los resultados son satisfactorios y crecientes. Sin embargo, se encuentra en la cola de otras principales potencias europeas como Francia con una puntuación de 91,43.

En definitiva, España ha de seguir con la senda de flexibilizar el mercado laboral y los factores colaterales de la creación de empleo reduciendo la burocracia y trámites para que el incipiente crecimiento económico, conlleve paralelamente, el crecimiento del empleo.

Compartir es demostrar interés!

Scroll to top