Último trámite de la Ley de Auditoría.

El pasado 7 de Julio, se aprobó la nueva Ley de Auditoría, aunque no entrará en vigor hasta junio de 2016.

A pesar de las enmiendas o rectificaciones de la oposición ha tratado de hacer a la nueva Ley, la Comisión de Economía del Senado validó el proyecto

Así mismo, esta nueva Ley no cuenta con prácticamente ningún apoyo del sector, sobretodo por parte de los pequeños y medianos auditores por los perjuicios que ocasionará la aplicación de la presente Ley.

En primer lugar, esta reforma ocasionará un sobrecoste a los clientes de auditoría en España respecto a los del resto de Europa, valorado en más de 100 millones de euros, según los auditores del Consejo General de Economista.

Los aspectos en los que más incide la Ley son la obligatoriedad de rotación de la firmas cuando transcurran diez años, pudiendo prorrogarse cuatro años más si se consigue la entrada de otras empresas coauditoras o también, restringe mucho más a las firmas de auditoria a realizar otros servicios distintos a los de auditoría en diversas áreas como auditoría interna, abogacía, contabilidad….

Desde nuestro punto de vista, las restricciones anteriores no tienen por qué poner en tela de juicio nuestra profesionalidad, ética, objetividad… en el ejercicio de nuestra profesión sino que esta adecuada diligencia profesional debiera ser revisada, por supuesto, caso a caso sin definir normas generalistas, medidas que merman notablemente nuestra actividad en el tiempo y en los servicios prestados condicionando en gran medida la viabilidad y sostenibilidad en el medio y largo plazo de los pequeños despachos de auditoría.

Compartir es demostrar interés!

Scroll to top